Crece el escándalo de licencias truchas en Bariloche

image_content_8163435_20170316182943Se siguen sumando casos a los 500 que se detectaron el año pasado y que fueron motivo de una denuncia penal. Hay siete empleados municipales bajo investigación.

Cada semana aparecen nuevos casos de licencias de conducir truchas y se engrosa con casi 700 la causa judicial que investiga a una presunta banda que operaba de manera ilegal dentro de la estructura de la Subsecretaría de Tránsito y Transporte y que también podría tener conexiones externas.

En septiembre el gobierno de la ciudad denunció la detección de licencias de conducir emitidas por la Municipalidad que no tenían ningún respaldo documental ni expediente y apartó del área de Tránsito a los siete empleados que se ocupaban de la entrega de la tramitación.

Los empleados son investigados por la Junta de Disciplina y por el fiscal Guillermo Lista, quien tiene a cargo una causa que se sigue engrosando de pruebas cada vez que un conductor acude a tramitar la renovación de la licencia de conducir.

“Va apareciendo gente con licencias que no tienen legajo ni respaldo documental, entonces se le informa que tuvo un proceso irregular en su tramitación anterior y se realiza una nota con el conductor que se suma a la causa”, explicó Carlos Catini, asesor de Tránsito y Transporte, a cargo temporalmente del área.

En estos casos, el conductor debe realizar la tramitación de la licencia como si fuera el primer carnet, por lo que deben rendir el examen práctico y teórico, además de presentar la documentación exigida.

Catini precisó que rondan los 700 casos detectados hasta el momento y que al menos uno de los damnificados que se presentó en enero reconoció que “le hicieron ir a Tránsito por la tarde y pagar el carnet, cuando la oficina no trabaja de tarde”. Ese caso también se sumó al expediente.

La operatoria que manejaba los carnets truchos implicaría también personas externas al área porque algunos damnificados señalaron haber pagado en otros espacios ajenos a la sede municipal y mayoritariamente acudían por la tarde –cuando está cerrado al público– para completar su trámite y llevarse el carnet.

De algún modo el trámite quedaba “blanqueado” porque en el sistema informático de la Subsecretaría se registraba la emisión del carnet. Allí salta otra irregularidad porque se detecta la hora del trámite y el día; en algunos casos hasta se registraron entrega de licencias los sábados o feriados.

El fiscal debe investigar cómo era la operatoria y quiénes participaban, porque no se descarta que algunos empleados no hayan sido parte de la maniobra aunque nunca denunciaron conocer esta situación irregular.

La abogada municipal Marcela González Abdala dijo primero que era una “irregularidad administrativa interna” pero luego se advirtió que podría existir un posible delito penal.

Qué pasa con los que tienen el carnet trucho

Los que tramitaron irregularmente la licencia de conducir deben volver a realizar el trámite en la sede de la cartera de Tránsito y Transporte.

En los casos en los que no exista un legajo respaldatorio, el trámite debe ser como si se tratara de la primera vez.

Las autoridades detectaron que cientos de licencias de conducir emitidas por la Municipalidad, al menos hasta agosto del año pasado, no contaban con legajo o tenía faltantes de documentación. Las fechas de la operatoria son inciertas y presume que atravesaron varias gestiones municipales.

Hay casos en los que no hay informes del examen de manejo, falta la prueba teórica, no entregaron documentación exigida o no hay expedientes formados, todas medidas necesarias para la tramitación.

“Desde que se denunció el caso, hasta ahora va apareciendo gente con licencias que no tienen legajo ni respaldo documental en la municipalidad”.

Carlos Catini, asesor de la Subsecretaría de Tránsito.

Bookmark the permalink.